lunes, 13 de marzo de 2017

Las frecuencias desagradables que escuchamos

Ciertos ruidos son sumamente molestos para cualquier humano

Aunque en el mundo existe una amplia diversidad de sonidos que llegan a deleitar al sentido del oído, ya sean provocados gracias a la música o a la poesía, hay otros que son parte de la vida diaria y que resultan ser sumamente desagradables.
Sonidos tales como el chirrido de las uñas o el gis en un pizarrón, el frotado entre sí de dos trozos de espuma de poliestireno y los rechinidos en las puertas y en las sillas de la oficina pueden llegar a producir frecuencias que para el oído humano son sumamente sensibles. Los científicos y psicólogos españoles han creado una definición específica para dar nombre a esta molestia: “grima”.
La palabra “grima” puede definirse como disgusto o desagrado (incluso físico) El origen del significado de esta palabra comienza, en parte, con trabajo de científicos españoles que decidieron hacer un primer acercamiento con esta palabra a los hispanohablantes. Quienes fueron cuestionados respondieron que la palabra “grima” significaba para ellos “sonidos”, “repulsión” y “sensación desagradable”. Este significado personal, además de estímulos que permiten asociar ciertos ruidos con esta palabra, dan lugar a que ruidos como rascar superficies o rechinidos simples causan “grima”. Esta palabra puede utilizarse en frases como: “ese ruido agudo me da grima” o “da grima verle con ese aspecto”.
La palabra “grima” está asociada con una experiencia emocional que no tiene relación con la repugnancia o el asco. Tampoco tiene relación con una reacción refleja. 
Los 10 sonidos más desagradables para el oído humano son:
1)      Fricción de un cuchillo contra un cristal
2)      Una regla contra una botella de cristal
3)      Un columpio con falta de mantenimiento  (cadenas oxidadas)
4)      Las arcadas de una persona mientras vomita
5)      El llanto de un bebé
6)      El funcionamiento de herramientas mecánicas (por ejemplo, un taladro)
7)      Un tenedor contra un plato de porcelana
8)      Arañazos (con uñas o gis) contra un pizarrón
9)      Arrastrar un clavo o tornillo sobre una lámina galvanizada
10)   La fricción de dos corchos de poliestireno expandido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario